Sobre la transportanción desde y hacia las islas municipios

23/04/2012 - 3:21pm

El Gobernador anunció recientemente la contratación de la empresa “Puerto Rico Ferries”, que de paso, es absolutamente desconocida y recién incorporada, como la entidad que va a resolver los problemas de transportación marítima entre la isla grande y las islas municipios de Vieques y Culebra. “Estoy cansado de las quejas”, dijo al hacer el anuncio, donde de paso acusó a los empleados de la Autoridad de Transporte Marítimo de sabotear el sistema de transportación.

Ha sido la ausencia de mantenimiento programado lo que ha provocado en primer lugar, la debacle, que al día de hoy mantiene una lancha de pasajeros y dos de vehículos funcionando. En segundo lugar, el no invertir en la renovación planificada de la flota es el otro factor que contribuye al pobre servicio ofrecido. Ahora, el gobernador nos propone la entrada de dos catamaranes pequeños como la última coca cola del desierto. Veremos cuánto nos cuesta arrendarle esos dos catamaranes a la PR Ferries y estoy seguro que concluiremos que era mejor invertir ese dinero en las necesidades reales de la flota.

Debemos repensar y formular una nueva propuesta sobre el transporte de y hacia las islas municipios, montada precisamente en que tanto los populares como los penepés han llevado el servicio a su punto más bajo en la historia.

Cualquier propuesta sobre el futuro de la transportación hacia Vieques y Culebra tiene que comenzar con una actitud científica y de participación ciudadana. Para llegar a la conclusión del tipo de servicio que se necesita; su frecuencia ideal; sus puntos de partida y llegada; si debe continuar la política del transporte de pasajeros separado del transporte de los vehículos; sobre los horarios de viajes; sobre si debe o no existir tarifas diferenciadas para residentes y no residentes; sobre cuáles son las necesidades reales de los comerciantes en cuanto al transporte de mercancías; en fin, para todo esto lo primero que se tiene que hacer es alcanzar, en estrecho contacto con todos los sectores, unos consensos sobre lo que es necesario decidir y hacer, lo que es posible hacer, y en cuánto tiempo lo alcanzaremos.

En segundo lugar, ese proceso tiene que contener discusiones y consultas serias –dirigidas a la acción concreta- que permitan llegar a consensos sobre si es positivo para las dos islas municipios la llamada ruta corta (Ceiba en lugar de Fajardo como lugar de llegada y partida), que si bien es corta para los viequenses, no necesariamente lo es para los culebrenses.

El servicio debe quedar en manos públicas, y estoy absolutamente convencido de que tenemos que invertir lo necesario para que el transporte marítimo sea uno de los atractivos por sí mismo para los visitantes de estas hermosas islas, y una satisfacción absoluta de las necesidades de los residentes y comerciantes. Prefiero consolidar pasajeros y vehículos en la misma embarcación, creo que los visitantes y turistas podrían pagar un poco más que los residentes por los viajes; creo que una flota de seis naves rápidas de al menos cuatrocientos pasajeros, con cuatro viajando y dos en reserva y mantenimiento siempre, podría resolver buena parte de los problemas.

Más sobre: Sin categoría.

ComentariosLogin / Registrarse